De rayas a chevron

El chevron sigue de moda, pero a veces es difícil encontrar una tela con este popular motivo en zig-zag que nos guste. Si lo que queremos confeccionar es algo sencillito, como una funda de cojín, un monederito, o una funda de iPad, por ejemplo, hemos encontrado este fantástico tutorial de Dana made it donde nos explica como aprovechar una sencilla tela de rayas ¡para hacer tu propio chevron! Puedes hacerte incluso unas originales cortinas.

Lo que más nos gusta de este tutorial es su espíritu de aprovechar y reciclar todo aquello que tenemos en casa para conseguir el aspecto que queremos.

La idea es muy sencilla... coges tela con un estampado de rayas, cortas tiras al bies en dos sentidos diferentes, y las coses juntas para crear un zigzag de estilo chevron. Los que hacéis quilt estaréis hartos de hacer cosas similares, pero a mi se me han abierto miles de posibilidades.



Material necesario:
* tela a rayas (el algodón funciona mejor). La cantidad de tela variará en función de lo que quieras hacer, en este tutorial se ha usado unos 70 cm para hacer una funda de cojin
* Relleno para el cojín
* cutter o tijeras, y regla


La parte más difícil de todo el proyecto es precisamente cortar las tiras. No es que sea difícil, pero es que tienes que hacerlo de manera muy precisa para que al final quede bien.

En primer lugar, necesitamos cortar nuestra tela en diagonal, a unos 45 grados.

Si doblas la tela en ángulo recto creando un triángulo, verás por donde tienes que cortar para que quede al bies. Así es como se hace con las cintas que compramos en las mercerías.

Con tijeras o cutter, lo que prefieras, corta la parte diagonal del triángulo. 



Una vez tenemos la tela con un borde cortado al bies, es el turno de empezar a cortar tiras verticales. Tú decides lo anchas o estrechas que quieres que sean (estas son de unos 4 o 5 cm de ancho), esto dependerá sobretodo del patrón de las rayas del tejido. Si las rayas son mu anchas, mejor que las tiras sean anchas. si las rayas son muy estrechas, mejor que sean estrechas, así las "V's" de tu chevron quedarán perfectas. Debemos cortar tiras del ancho que decidamos (contando con un pequeño margen de costura a cada lado) y un poco más largas que el tamaño del cojín. 

Recuerda cortar tiras en dos direcciones diferentes (es decir, con las rayas inclinadas en dos direcciones opuestas). Cortarlo todo igual y luego girar la tela ¡no funciona! Si tu tela fuera reversible, entonces si que puedes cortar todas las tiras del mismo modo, y luego darle la vuelta a la mitas (o sea trabajarla con el lado de dentro de la tela como si fuera el lado exterior).

¿Cuántas tiras necesitas? Tenemos que calcular el ancho del cojín y añadirle el margen de costura. Para un cojín de 35 × 35 cm, hay que usar unas 12 tiras en cada lado del cojín. Por tanto, hay que cortar 24 tiras en total (12 de cada dirección del ángulo). Si te sobra tela, no te cuesta nada cortar algunas tiras más por si acaso luego tienes problemas con el largo.

Para este cojín se han cortado unas 15 tiras de cada lado:
El mejor modo de cortar tiras paralelas es usas una alfombrilla de corte. Si la tela es demasiado ancha para el tamaño de la alfombrilla, siempre puedes doblarla por la mitad y cortar la tira a través de dos capas de tela:

¡Genial! Una vez que has cortado suficientes tiras para un angulo del chevron, toca cortar tiras para el otro ángulo. Gira la tela de manera que las rayas están alineadas verticalmente (antes lo estaban horizontalmente), y cortamos otro ángulo de 45 grados... así volvemos a tener un borde cortado al bies pero en la dirección que nos interesa ahora.

Ponemos ese borde en vertical:
¡Y a cortar!:
Una vez cortes la primera tira, comprueba con alguna de las otras que las direcciones están bien, que son opuestas.Y entonces sí ¡a cortar unas 15 tiras!

Un consejo: separa bien los dos montones de tiras para no mezclarlas. Será mucho más fácil coserlas luego sin errores.


Vamos a empezar a coser. Coge dos tiras, con franjas que vayan en direcciones opuestas.

Podrás confirmar que son opuestos porque las franjas coinciden perfectamente juntos cuando juntamos los dos lados derechos (exterior con exterior). Intenta alinear y ajustar las rayas de colores lo más precisamente que puedas. Esto hará que los chevrones tengan un aspecto perfecto.

Cose las dos piezas juntas con el margen de costura que hayas decidido.

Y cuando lo abres, ¡ya tienes un chevron!

Ahora tienes que repetir este último paso una y otra vez, alternando los ángulos de las rayas hasta que tengas una estructura lo suficientemente grande como para cubrir un lado del cojín.


Cuando hayas terminado, plancha todas las costuras para que quede bien plano. Puedes plancharlas a un lado con abiertas, como prefieras.

.... ¡Listo!

Cortamos la tela por la parte superior e inferior para igualar las tiras, y ya estamos listos para coser el cojín:

Antes de coser la funda de cojín, es recomendable hacer una una puntada de hilván por los lados superiores e inferiores ¿Para qué? Para mantener las costuras, tal y como las hemos planchado.











Luego, con lados derechos encarados, y con ayuda de alfileres, ya puedes coser el borde. Comprueba que las tiras están colocadas en la misma dirección ¡y recuerda dejar un espacio sin coser! así podrás meter el relleno del cojín por la abertura que dejes.



Gira la funda del cojín al derecho, empujando las esquinas hacia fuera, y plancha por las costuras.

En la zona de la apertura, dobla los bordes hacia dentro y plánchalos.

¡Ya puedes meter el cojín!




Puedes coser la abertura o bien a mano utilizando una puntada invisible, o bien a máquina, cosiendo muy cerca del borde. Con esta última opción la costura será visible, pero puedes colocar ese lado del cojín boca abajo ¡y listo!



Ahora sí, cólocala sobre cama, un sofá o una silla. ¡Y disfruta del resultado!





No hay comentarios:

Publicar un comentario