Tipos de telas

Una de las dudas más frecuentes que tienen nuestros clientes en los talleres de costura, es qué tipo de tela debemos utilizar para cada proyecto diferente.

Habitualmente, en Costuretas trabajamos con telas 100% algodón, pero a veces, pueden ser más ligeras si estamos haciendo ropa, o más pesadas, cuando hacemos bolsos, a veces con tejidos elásticos, etc.

En las tiendas puedes encontrar muchísimas telas diferentes, y habitualmente los vendedores te atienden y solventan las posibles dudas que puedas tener, pero os hemos querido hacer este pequeño resumen para que tengáis una idea general de los diferentes tipos de telas que podéis encontrar:



Algodón: Son telas hechas 100% de algodón. Pueden encoger un poco, por lo que sería ideal lavarlas antes de trabajar con ellas, al menos, si vamos a usarla para ropa. Encontrarás un montón de telas de este tipo en la mayoría de tiendas, disponibles en muchos estilos diferentes, ya sean básicas, telas de diseñadores con estampados atrevidos y a la moda, telas infantiles, específicas para patchwork, de temporada... En resumen, casi de todo. 

PARA QUÉ USARLO: Para la mayoría de proyectos básicos, como bolsas, delantales, colchas, cosas para casa, complementos, etc. Es ideal para principiantes.



Telas robustas como loneta o tejano: Estas telas tienen más cuerpo y son más densas que las básicas de algodón, y también más recias, por lo que en general durarán más. Por este motivo son ideales para proyectos de exterior entre otras cosas. 

PARA QUÉ USARLAS: Genial para cojines, elementos para el aire libre, bolsas de tipo "tote bag", o cualquier otra cosa que quieras que tenga más cuerpo.



Afelpados (como por ejemplo polar): Son telas suaves y calentitas, perfectas para proyectos como mantas o pijamas o cosas para bebés. Son un poco más caras que el resto de telas, y pueden pelarse un poco después del lavado. A la hora de coserlo, pon mucha atención a las costuras, sobretodo si vas a hacer cosas con las que dormir.

PARA QUÉ USARLO: Perfecta para mantas, pijamas, peluches, gorros o buffs.




Franela: Normalmente encontrarás franela con un montón de estampados infantiles, aunque cada vez más fácilmente puedes encontrar otros estampados. Aunque puede parecerse al polar, es más bien como un algodón básico, pero uno de los lados de la tela es suave al tacto. Es una tela suave y adaptable, pero con la desventaja de que la mayoría encogen y se pelan después de unos cuantos lavados. 

PARA QUÉ USARLA: Pijamas, mantas, cosas que quieras que sean suaves pero que no abulten mucho.



Telas para ocasiones especiales: En las tiendas más especializadas seguro que encontrarás una sección con telas como satén (suave y sedoso), tul (parecido a una red) y sedas. Se usan normalmente para vestidos u otros complementos festivos. Eso sí ¡una advertencia importante! Son bastante más difíciles de coser que las telas habituales como el algodón, y requiere cierta práctica, debido a que son telas resbaladizas.

PARA QUÉ USARLAS: ocasiones especiales, vestidos, ropa (por ejemplo, kimonos).



Punto de jersey: Fino y elástico como la tela de una camiseta. También es un poco difícil de coser, debido a su elasticidad, pero no excesivamente. Con un poco de práctica es suficiente. Normalmente lo encontrarás en rollos más anchos que lo habitual, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de comprar, ya que necesitarás menos cantidad. Este tejido es todo un mundo y se puede dividir en muchos subtipos diferentes, en función de su densidad, etc. 

PARA QUÉ USARLO: faldas, blusas o camisetas, y otras prendas.



Telas tipo "Home Decor" (para decorar el hogar): Suelen ser telas de algodón, pero mucho más anchas que lo habitual y también algo más caras. También son de mucha mejor calidad, por lo que durarán más a lo largo de los años y son más tupidas (no dejarán pasar la luz en unas cortinas, por ejemplo).

PARA QUÉ USARLAS: cortinas, manteles, ropa de cama, almohadas.



Espero que este pequeño resumen os haya servido de ayuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario